Comunicadores y organizadores obligados a entenderse

Tres grandes profesionales han intervenido en la segunda tanda de la mañana del sábado en el II Congreso Universitario de Comunicación y Eventos para hablar sobre la relación de los comunicadores y los organizadores.

par txtEn su turno, Miguel Pintado, publicista y responsable de proyectos en Warner Bros Entertainment España, ha analizado como el cine necesita del marketing y la comunicación para llegar a los consumidores y como “se puede aprovechar el tirón de la marca para innovar en la producción de eventos”.

Tras Pintado, han sido dos mujeres las responsables de volcar sus experiencias en el escenario del Salón Sabatini. La primera de ellas, Pat Quintero, es CEO en su propia compañía, Pat Comunicaciones, y se ha centrado en la gestión de la comunicación de los eventos y el protocolo a través de los media. Desde su experiencia en Privilege Ibiza y Sonar Festival, Pat ha transmitido “la pasión” que ella misma reivindica a la hora de gestionar la comunicación de cualquier evento. ana txtTambién ha resaltado que “el responsable de comunicación debe ser parte activa de un evento desde el minuto cero”, y ha concluido su ponencia sentenciando que “el responsable de comunicación y el organizador deben ser como un matrimonio”.

Por su parte, Ana Fernández Pardo ha detallado cuál “es el papel de los bloggers como influencers en los eventos”.  Desde su posición como consultora en Marketing, Comunicación y Organización de Eventos, autora del libro El backstage de los egoblogs y profesora del Instituto Superior de Protocolo y Eventos (ISPE) ha protagonizado una de las intervenciones más aclamadas del Congreso. Ana Fernández ha provocado que el público se cuestiones aspectos como “¿es mejor tener cien invitados con mil followers cada uno o contratar a diez con diez mil?”. Partiendo de ese razonamiento, Ana Fernández ha desplegado un amplio abanico de observaciones sobre el poder de las redes sociales en la actualidad, partiendo de ejemplos reales del mundo de la moda. Sin embargo, se ha mostrado firme al afirmar que “es necesario poner límites a la publicidad encubierta que alimenta a muchos egobloggers e influencers”.